El pasado 6 de marzo se realizó en la Universidad Carlos III de Madrid un evento coordinado por AIESEC, sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, también conocidos como los ODS. En esta mesa redonda tuvimos la oportunidad de expresar como desde nuestras asociaciones contribuimos para llevar a cabo estos objetivos y como los difundimos. Representando a  UNSA Spain, tuve la oportunidad de participar y de intercambiar opiniones y escuchar nuevas ideas de diferentes asociaciones como OAN International, SDSN Youth, PLAYING y AIESEC, las cuales mostraron un gran interés en contribuir a alcanzar y difundir los objetivos.

Personalmente fue una experiencia muy gratificante, ya que no solo pude conocer los proyectos y objetivos de otras asociaciones que buscan poner un granito de arena en ayudar y concientizar a los jóvenes, sino que también pudimos ver que hay gente interesada en aportar y generar un impacto pero que no tienen las herramientas y no saben, desde su posición como hacerlo. Considero que es indispensable que este tipo de iniciativas se multipliquen y podamos colaborar a que más jóvenes conozcan de las diferentes asociaciones que hay y que hay gente, mucha gente, que esta buscando las maneras de hacer un cambio.

Fue interesante como los ODS, son tan poco conocidos, siendo ahora el norte de la comunidad internacional. Todas las asociaciones creen, incluidos nosotros, que es necesario una mayor difusión por parte de los gobiernos, de las empresas y de los medios de comunicación, para lograr expandirlos y que más y más gente se interese y promueva los objetivos. Si bien muchas asociaciones estamos difundiendo y generando actividades para hacerlos conocer, es responsabilidad de todos los actores de la sociedad generar espacios de discusión y conocimiento de los mismos.

La mayoría de las asociaciones participantes testificamos que para el año 2030, año de evaluación de estos objetivos, el mundo será un lugar mejor, sin embargo es una afirmación que no fue compartida por todos los oyentes. Si bien actualmente las cosas no muestran un panorama de mejora, muchos sectores de la sociedad que antes no eran escuchados o que no se interesaban, están interesándose en colaborar y esto es algo que no se había visto con, por ejemplo, los Objetivos del Milenio, por lo que algo dice que las metas pueden, a lo mejor no en su totalidad, ser cumplidas.

La conclusión a la que se llegó fue para mí muy interesante. A pesar de que no siempre los ponentes estuvimos de acuerdo en la discusión hay algo en lo que no dudamos, es necesario expandir el conocimiento, las oportunidades las hay, la proactividad también, por lo que si realmente queremos desde los jóvenes, que somos 18.000 millones en el mundo, cambiar las cosas y contribuir a mejorarlas, tenemos que conocer de qué manera hacerlo desde nuestros hogares, universidades o puestos de trabajo.  Es imprescindible difundir e interesarse, porque en el 2030, el mundo será nuestra responsabilidad, por lo que tenemos que empezar a cosechar cambios desde hoy, tenemos que ser la voz y no el eco.

Escrito por Andrea Urizarbarrena, Directora de Recursos Humanos en UNSA Spain